Con la tecnología de Blogger.

Social Icons

Seguir a eloymartinezcue en Twitter Seguir a iniciaBlog en Facebook Seguir a Información Oncológicaen RSS Seguir a Eloy Martinez en YouTube Mi Ping en TotalPing.com

Popular Posts

Followers

miércoles, 4 de agosto de 2010

GIST, un Cáncer muy poco conocido

GIST
Existe un tipo de enfermedades que, por desgracia o por fortuna, se manifiestan de manera totalmente casual y que, gracias a ese detonante, se puede tener la oportunidad de salvar la vida del paciente que las presenta.
Don Francisco Javier Sanchez Baños, presidente de la Asociación Española de Afectados por GIST, nos explica como de forma accidental descubrió que padecía un tipo de carcinoma que bien le podría haber costado la vida de no haber sido detectado, como decíamos, de forma casual.
Un accidente revelador Tal y como reata Francisco Javier, todo sucedió durante un paseo en bicicleta. Sufrió un accidente por el cual acabó en el suelo, aunque pudo continuar con la actividad que realizaba sin ningún problema. Según avanzaba el tiempo, Francisco Javier empezó a notar molestias en la zona abdominal, que iba creciendo en tamaño, aunque el protagonistas de esta historia lo atribuyó a un corte de digestión. Cuando acudió a urgencias porque las molestias se iban agravando cada vez más, el diagnóstico fue sorprendente a la vez que aterrador. Francisco Javier tenía un GIST, un tipo de cáncer que, a raíz del golpe que supuso la caída de la bicicleta, se reventó en su interior. Este sarcoma se reventó y produjo una hemorragia interna en el abdomen, que era lo que provocaba ese hinchazón de la zona abdominal y las dificultades para respirar. De hecho, Francisco Javier se estaba quedando sin sangre. Una vez confirmado el diagnóstico Francisco Javier tuvo que pasar por quirófano de forma urgente para tratar de eliminar ese tumor que, en su caso, era benigno. Qué es un GIST Un GIST es un tumor que ubicamos en la familia de los sarcomas de los tejidos blandos. Este tipo de tumores, que pueden aparecer en zonas en las que ni siquiera nos imaginamos como son brazos o piernas, son muy poco frecuentes, y se ubican principalmente en tejidos como los músculos, los nervios, los vasos sanguíneos e incluso la grasa. Como estos tejidos blandos que mencionamos están presentes en casi todas las zonas del cuerpo, no es difícil intuir que los tumores pueden aparecer en cualquier parte de nuestro organismo. Manifestaciones del GIST Una de la características de este tipo de sarcoma es que no manifiesta sintomatología mientras permanece en fase localizable. Suele dar síntomas cuando llega a una fase avanzada, es decir, cuando se ha producido metástasis o problemáticas que provocan molestias en la zona abdominal. Además, esas molestias pueden ser muy difusas y confundirse con otras patologías, como por ejemplo cortes de digestión o molestias relacionadas con el estrés. El caso de Francisco Javier que hemos relatado así lo evidencia: el paciente no supo que tenía un cáncer hasta que se dio un golpe que le provocó dolores en la parte del abdomen.  Tratamientos para el GIST Según el diagnóstico, el GIST puede ser un cáncer muy agresivo o, por el contrario, muy banal. El GIST es uno de los pocos cánceres que hoy por hoy tienen un tratamiento farmacológico que consigue reducirlo e incluso paralizarlo. Dos fármacos, el sunitinib y el imatinib, son de gran ayuda para luchar contra el GIST. Estos medicamentos a penas presentan efectos secundarios, aunque hay que destacar que cada GIST es distinto y que algunos casos pueden presentar resistencia frente a estos tratamientos. 1 Ficheros de sonido (10:55 mins):

0 comentarios :

Wibiya Widget